El futuro del transporte aéreo después del covid según BCG

A poco más de un año de que comenzara la pesadilla de la pandemia, Boston Consulting Group, la multinacional estadounidense que se ocupa de consultoría estratégica, en su último informe realizó una previsión sobre el futuro del transporte aéreo, uno de los sectores más afectados por la crisis. Según el BCG, existen tres escenarios posibles para la recuperación del sector.

La premisa más importante es que todo depende de las campañas de vacunación y de la rapidez con la que los distintos países vacunen a sus propias poblaciones. En el mejor de los casos, lo que obviamente se espera el sector de la aviación, y del transporte en general, se volverá a la normalidad no antes de 2023. Para que esto suceda, la situación sanitaria debería estar regularizada para el verano de 2021. Esto significa que antes de esa fecha una gran parte de la población debería vacunarse, pruebas rápidas precisas antes del viaje deberían estar disponibles y, por supuesto, deberían levantarse las restricciones de viaje, dando luz verde a los viajes por cualquier motivo.

En el caso de que la distribución de vacunas se produzca más lentamente y se finalice entre finales de 2021 y principios de 2022, la recuperación solo se producirá a finales de 2024. En el peor de los casos, sin embargo, se piensa que un retorno a los niveles de transporte aéreo anteriores al Covid no ocurra antes de 2025. Esto sucederá si el plan de vacunación continuará hasta el 2022, con la consiguiente extensión de las restricciones de viaje.

Además de los tiempos necesarios para la recuperación, el informe también destaca una serie de cambios que afectarán a toda la industria de viajes. En lo que respecta, por ejemplo, a los viajes de negocios, el BCG cree que, debido a la progresiva normalización del smartworking y de los eventos vía web (como reuniones y conferencias), los viajes de negocios estarán destinados a disminuir permanentemente y por lo tanto nunca volverán a los niveles pre-Covid. El 91% de los CEOs entrevistados están convencidos de ello.

Los viajes por turismo, por otro lado, pueden esperar volver a la normalidad en menos tiempo. Incluso aquí, sin embargo, se esperan cambios en la elección de destinos, con preferencia por destinos más cercanos y, por tanto, por rutas medias y cortas. De hecho, más de la mitad de los viajeros preferirá moverse dentro de su propio país. Además, “los viajes aéreos se planificarán en la mayoría de los casos para distancias superiores a 500 millas: solo el 18% de los viajeros optará por volar para cubrir distancias entre 251 y 500 millas y solo el 6,4% para distancias inferiores a 250 millas. De hecho, todavía se prefiere el coche al avión: cuando vuelven a viajar, el 66% de las familias, el 60% de las parejas y la mitad de los viajeros que viajan solos optarán por utilizar el coche (y, respectivamente, solo el 33%, 32% y 43 % de estas categorías optará por el avión). En definitiva, el camino de la recuperación es largo y tortuoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 8 =