La UE firma el contrato con Pfizer y BioNTech para recibir 300 millones de vacunas contra COVID-19

En estos meses de restricciones, miedos, dificultades, cierres y sacrificios, el mundo entero ha esperado poder volver pronto a una vida lo más normal posible. Y hoy, un futuro más brillante no parece estar tan lejos. Con el anuncio de la empresa estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech sobre la alta eficacia de su vacuna aún en fase de experimentación, el mundo entero a dado un suspiro de alivio. 

La vacuna, BNT162b2, mostró una eficacia de más del 90% en 43,538 participantes de diferentes etnias y, por lo tanto, podría prevenir el COVID-19. Debe mantenerse a bajas temperaturas (alrededor de -70 grados) y los pacientes necesitan dos dosis con tres semanas de intervalo. Las dos empresas esperan producir un total de 1.300 millones de dosis en 2021. 

Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, dijo que esta vacuna podría ayudar a acabar con la pandemia, es el primer paso hacia una solución segura y eficaz. Sin embargo, subraya que “se necesitan más datos sobre la seguridad que continuaremos recopilando a medida que el ensayo continúe”. El director ejecutivo de BioNTech, Ugur Sahin, dijo que el objetivo principal es desarrollar una vacuna segura y eficaz para todo el mundo, lo antes posible. 

Claramente, esta buena noticia ha provocado ciertas incertidumbres. Muchas personas se preguntan cuál será la eficacia en los ancianos que representan la parte de la población que más está sufriendo por la pandemia. Otra duda se refiere a la eficacia a largo plazo que todavía no conocemos y, además, otras personas se preguntan si la vacuna evitará la infectividad, es decir, si los ciudadanos vacunados no serán contagiosos además de no tener síntomas. 

Ayer llegaron noticias alentadoras para toda Europa, la Comisión Europea firmó un acuerdo con las dos empresas para recibir 200 millones de dosis de la vacuna con la opción de poder pedir otros 100 millones de dosis. Las vacunas para los Estados miembros de la Unión Europea se producirán en la sede de BioNtech en Alemania y en la sede de Pfizer en Bélgica. Este es el cuarto contrato firmado por la UE, además de los acuerdos firmados con AstraZeneca, Sanofi-GSK y Janssen Pharmaceutica NV. 

“Con este cuarto contrato estamos consolidando una cartera extremadamente sólida de vacunas experimentales, la mayoría de ellas en fase de ensayos avanzada. Una vez autorizadas, se desplegarán rápidamente y nos acercarán a una solución sostenible de la pandemia”, dijo ayer la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen. Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, dijo que el acuerdo alcanzado “Es un ejemplo muy ilustrativo de lo que la Unión puede lograr trabajando conjuntamente, como Unión, y una muestra de lo que una futura Unión Europea de la Salud será capaz de ofrecer”; pero aún queda mucho trabajo por hacer, los gobiernos tienen que trabajar duro para no estar desprevenidos cuando las dosis estarán listas y para solucionar los aspectos que parecen ser los más complicados, como la logística, la conservación y la administración de vacunas a la población.  

¿Podemos ver un rayo de esperanza al final del túnel o la solución definitiva todavía está lejos? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =