También Suecia dice que no al 5G de Huawei y ZTE

El 5G de Huawei está cada vez más lejos de Europa. Poco a poco, parece que los países europeos están dando la espalda a la sociedad china, siguiendo las recomendaciones del otro lado del Atlántico sobre el (no) hacer negocios con Beijing. De hecho, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, llevaba algún tiempo librando la guerra contra el uso de tecnologías chinas. Ya en mayo de 2019 había prohibido, mediante orden ejecutiva, la posibilidad de que las empresas estadounidenses utilizaran equipos de telecomunicaciones producidos por Huawei y ZTE porque el uso de productos de TI chinos constituiría “una enorme amenaza para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos ”.

Trump había recordado repetidamente a sus aliados europeos que tuvieran cuidado en asuntos de negocios con la República Popular liderada por Xi Jinping. Y aparentemente, uno tras otro, los países europeos están formando un frente común contra la empresa china. 

El hecho que tuvo como protagonista el gerente de ventas polaco de Huawei, detenido en enero de 2019 por cargos de espionaje, también jugó un papel en la marchas atrás sobre los acuerdos. Poco después el presidente de Polonia declaró que se oponía a la presencia de operadores chinos en las infraestructuras. Boris Johnson anunció este verano que Huawei quedaría excluido de la red 5G del Reino Unido. Luego fue el turno de Bélgica donde, los dos principales operadores (Proximus y Orange), dieron a conocer que habían recurrido a Nokia para las infraestructuras 5G, comunicando también que los productos de Huawei actualmente en uso serían reemplazados progresivamente por otros suministrados por Nokia y Ericsson. Es de hace unos días la primera confirmación oficial del ministro de defensa alemán, Kramp-Karrenbauer, quien en una entrevista con el Sidney Morning Herald dijo: “Alemania está, en general, abierta a inversiones de todas partes. Pero si la tecnología que se nos ofrece no es impecable, no se puede utilizar”.

Ahora es Suecia la que prohíbe las tecnologías de Huawei y Zte. La Autoridad de Correos y Telecomunicaciones de Estocolmo (PTS) ha dictaminado que sus equipos para redes 5G serán prohibidos. La prohibición se produjo tras un estudio de las autoridades militares y de inteligencia que describieron a China como “una de las mayores amenazas para Suecia”.

De hecho, la Autoridad ha impuesto a las empresas de telecomunicaciones que solicitan acceso a las nuevas redes, que el conjunto de “nuevas instalaciones y nuevas implementaciones de funciones centrales para uso radioeléctrico” no debe “realizarse con productos de los proveedores Huawei o Zte”.

La PTS ha establecido también que si las infraestructuras existentes se utilizarán para proporcionar servicios de red 5G, los productos Huawei y ZTE ya instalados deberán ser eliminados y reemplazados antes del 1 de enero de 2025. 

Inmediatamente después llegó la respuesta de China que amenazó con consecuencias para las empresas suecas. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo: “Suecia debe adoptar una actitud objetiva e imparcial, corregir su decisión equivocada, para evitar impactos negativos en la cooperación económica y comercial entre China y Suecia y en las operaciones de las empresas suecas en China”. De hecho, Huawei parece haber presentado un recurso contra su exclusión en la licitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 15 =