Empleos verdes: los trabajos del futuro serán más ecológicos que nunca

En los próximos años seremos testigos de la aparición y proliferación de empleos cada vez más ecológicos. El tema de la eco-sostenibilidad ya no es solo el foco de una parte de la población bajo los que llamamos “efecto Greta”, sino que se ha convertido, desde hace algunos años, en una prerrogativa que ha invadido todos los ámbitos de nuestra vida para hacer frente a la crisis climática que nos interesa cada vez más.

Se oye hablar demasiado de economía verde y economía circular, modelos de desarrollo económico que quieren superar el modelo industrial actual, el cual se apodera de un montón de recursos naturales para luego transformarlos en productos que, después de ser consumidos, son desechados. El primero se refiere a un desarrollo económico que tiene en cuenta el impacto ambiental de la actividad productiva, el segundo, en cambio, se centra en el reciclaje y la reutilización de materiales y productos ya existentes, aumentando su ciclo de vida y, por tanto, reduciendo la cantidad de residuos.

Los empleos verdes se sitúan precisamente en este contexto. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la agencia de la ONU que se ocupa de la protección ambiental, define los empleos verdes como “aquellas ocupaciones […] que contribuyen de manera incisiva en la preservación o restauración de la calidad ambiental” precisando también que no se refieren solo a los trabajos relacionados con la sostenibilidad, sino también a todos aquellos relacionados con la creación y la transformación de bienes y servicios en una perspectiva verde. 

En cada sector que se nos ocurre, encontramos nuevos perfiles que surgen de esta transformación hacia un mundo más sostenible. En el sector turístico, el turismo eco-sostenible ha visto en los últimos años el boom del glamping, el hospedaje ecológico al aire libre con los lujos de un hotel, con la consecuente búsqueda de personal para ser incluido en el contexto, sin olvidar la creciente demanda de guías con conocimientos sobre la naturaleza. En el ámbito jurídico, el establecimiento de un número creciente de leyes orientadas a la protección del medio ambiente ha llevado a las empresas a necesitar profesionales especializados en materia ambiental, como los abogados ambientalistas. A partir de la necesidad de integrar el paisaje con el edificio nace el arquitecto verde, y luego tenemos también el bioingeniero, el químico ambiental, el cocinero sustentable, el bioinformático, etc. 

¿Cuáles son las competencias necesarias? 

Generalmente, los trabajadores verdes tienen un alto nivel de educación, experiencia y competencias específicas que los hacen muy solicitados y difíciles de encontrar. Según algunos estudios realizados en Italia, el 35,2% de las solicitudes de empleo requieren un título universitario; el 32,3% de los contratos prevén experiencia específica en el sector, mientras que para el 17,7% la experiencia puede no estar estrictamente relacionada con la profesión a cubrir. Otro dato reconfortante se refiere a las condiciones contractuales. De hecho, más del 49% de los empleos verdes tienen un contrato indefinido.

Los sectores con más trabajo

Aunque, como hemos visto, el cambio afecta a todos los sectores, según investigaciones recientes, algunos parecen ser más prolíficos que otros. Entre estos tenemos el sector de la movilidad, el sector de la edificación, el sector de las energías y la economía circular.

El primero de la lista son las energías renovables que, según la IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), en 2019 emplearon a 11,5 millones de personas en todo el mundo, sobre todo en la industria fotovoltaica. El mayor número de empleados ecológicos se concentra en Asia, con China que tiene el 38% del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =